VALOR SEGURO

VALOR SEGURO

“Pablo Casado es el mejor candidato para la presidencia de un país que vive las horas más cruciales de su historia.”

En el pasado artículo, traté de explicar las circunstancias que habían llevado al todavía Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a convocar elecciones para el próximo 28 de abril. Hecho ese árduo ejercicio, me dispongo ahora a desgranar las propuestas más destacadas de Pablo Casado para estas elecciones, que a mi juicio, es el mejor candidato para la presidencia de un país que vive las horas más cruciales de su historia.

Como ya sabéis, se aproxima una nueva crisis económica. Pedro Sánchez, como ya hiciera su antecesor Zapatero en 2008, nos intenta maquillar la verdad sobre la situación financiera de nuestro país. Ante eso, el Partido Popular ofrece una auténtica revolución fiscal, con el objetivo de que el ciudadano disponga de mayor renta propia, porque el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos: proponemos la supresión del Impuesto de Patrimonio, del Impuesto de Sucesiones, del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y de la Ecotasa, entre otros. Además, la reducción del Impuesto de Sociedades por debajo del 20%, del IRPF con un tipo máximo por debajo del 40% y la reducción del IBI al mínimo legal. Los parados de larga duración que quieran montar una empresa no pagarán impuestos por los beneficios obtenidos durante los 2 primeros años. Y para garantizar el mantenimiento del sistema de pensiones públicas, se ofrecerá la exención del pago del IRPF a aquel cotizante que continúe la actividad profesional en edad de jubilación.

Además del reto económico, España afronta también otro reto: el territorial, en Cataluña. Para el fortalecimiento del Estado es imprescindible el cumplimiento del pacto constitucional, garante de la convivencia de ciudadanos en libertad. Y para asegurar esa convivencia, el Partido Popular propone la aplicación de un nuevo 155, por tiempo inexcusable, con especial atención a la educación, el régimen penitenciario, los medios públicos de comunicación y la hacienda pública. Proponemos también una reforma del Código Penal, que contemple la convocatoria de referéndum ilegal como delito e impedir los indultos por delitos de rebelión y sedición. Además, se clausurarán embajadas autonómicas desleales al Estado y se reformará la Ley de Partidos para ilegalizar organizaciones promotoras de la violencia. Se garantizará, finalmente, el uso del castellano en la función pública, asegurando que todo acto administrativo sea, como mínimo, en esa lengua.

Como firmes defensores de la propiedad, reforzaremos el delito de usurpación de viviendas pasando de multa a pena de privación de libertad de uno a tres años y se modificará el Código Penal para la lucha contra las mafias de la ocupación. Se agilizarán así los procesos penales para facilitar el desalojo de las viviendas ocupadas. Y en esa búsqueda de la libertad individual, reforzaremos el papel de España en el Exterior, poniéndonos al frente de la defensa del respeto a los derechos humanos, hoy no respetados en los países hermanos de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Un sistema tipo MIR para la evaluación del profesorado o la ampliación de la Prisión Permanente Revisable a delitos como los de Violencia de Género acreditada, son sólo algunas de las medidas recogidas en nuestro programa electoral, que os invito a consultar en la página web de nuestro partido. Son unas propuestas sensatas, cruciales para afrontar los retos de futuro, unas medidas quetanto Pablo Casado, como nuestra candidata al Congreso por Baleares, Marga Prohens, se comprometen a defender y ejecutar en la próxima legislatura, y a los que os invito a depositar vuestra confianza.

Finalmente, me gustaría terminar con una reflexión: cuando yo era más joven solía coleccionar los sobres, las papeletas, los folletos de todos los partidos políticos (¡y me enfadaba si me los tiraban a la basura!)… Aunque siempre tuve predilección por uno, el Partido Popular, me daba igual hacer los deberes con un bolígrafo del PSOE o jugar con un globo de Unió Mallorquina. Espero que, si existen niños hoy interesados por la política, sigan en un futuro ese espíritu, que me apena se esté perdiendo: a pesar de tener unas ideas políticas determinadas, evitar el odio al adversario político es vital para la convivencia. Las ideas no deben confrontarse ni con el insulto ni con el puñetazo; lo sano es debatir mediante la palabra. La alternativa ya sabemos a dónde nos lleva…

Close Menu