Una nueva generación

Una nueva generación
Quiero empezar este artículo de opinión que publico hoy en Nuevas Generaciones dando las gracias a todos esos jóvenes patriotas de nuestro país que se movilizaron el pasado domingo en la Plaza Colón de Madrid exigiendo la dimisión de este gobierno nefasto y posturista que ha perdido los papeles.
Ha perdido los papeles por bajarse los pantalones ante el nacionalismo e independentismo catalán de Quim Torra y el Govern de la Generalitat que tiene secuestrado el Parlament de Catalunya desde hace meses.

Pero en mi artículo de hoy no vengo a hablar sobre política autonómica catalana ni sobre el nacionalismo catalán; quiero hablar sobre los jóvenes. Sobre todo, de los jóvenes españoles patriotas que acudieron en Madrid a exigir la dimisión de ese presidente nefasto del cual hablaba anteriormente, de Pedro Sánchez.

Sí, los jóvenes también nos hemos cansado. Estamos hartos de ser llamados fachas, extremistas, franquistas, aguiluchos, homófobos, racistas, corruptos y muchos otros calificativos despreciables por el simple hecho de defender unos valores, unas ideas y unos principios diferentes a la izquierda.
Lo que nos diferencia de la izquierda, y por lo que yo creo que enrabia tanto la izquierda, es que tenemos las cosas claras. Sabemos lo que defendemos y lo que queremos para el futuro de nuestro país. Somos una nueva generación de jóvenes. Jóvenes innovadores que entienden los cambios que está produciendo la revolución digital; jóvenes que quieren poder decidir con libertad sus acciones y que nadie pueda imponerles nada. Esa es la esencia del liberalismo. El liberalismo que estos nuevos jóvenes venimos a defender.
Estamos convencidos que la moción de censura fue un fracaso monumental para Pedro Sánchez. Nuestro país decrece económicamente cada día más, el paro aumenta y los problemas sociales no cesan.
No quiero terminar este artículo sin agradecer, otra vez, a todos los jóvenes movilizados por la unidad de nuestro país, pero sobre todo, a un colectivo en especial que se ve fuertemente atacado por la izquierda de nuestro país: el colectivo LGTBI.
La izquierda y la mayoría de asociaciones LGTBI de nuestro país se han apoderado del lema LGTBI, como si ser gay, lesbiana, transexual o bisexual fuera únicamente de izquierdas. He leído comentarios muy desagradables por las redes sociales hacia personas homosexuales que se manifestaron el pasado domingo con las banderas LGTBI. ¿Desde cuándo la orientación sexual va ligada a la ideología política personal y, además, desde cuándo la izquierda es propietaria de los homosexuales?
Como homosexual que soy, me sentí avergonzado de leer estos comentarios, y por eso, desde aquí quiero y voy a seguir animando a todos los gays, lesbianas, transexuales y el resto de los miembros del colectivo LGTBI a seguir defendiendo sin complejos sus ideas, sus valores y sus principios sin tener en cuenta su orientación sexual y fundamentalmente, sin hacer caso a esa izquierda agotada y desquiciada que no tiene otro argumento que atacarnos, a los homosexuales por el hecho de ser de derechas. ¡Seguiremos!
Close Menu